domingo, 10 de abril de 2011

Menos mal

las despedidas ya no son como antes,
ya no hay desgarramientos ni lágrimas
y mientras bajás las escaleras
descubro nuestra casa sin vos,
tu teclado con letras raras
tu silla
tu lado de la cama
adquieren la dimensión de tu ausencia
pero no duelen

las despedidas ya no son como antes,
sé que volverás con los ojos nuevos de paisajes
de noticias de la ciencia y el país
y me contarás de la primavera
que es así o asá en otras latitudes
en tu silla
en tu lado de la cama
y llenarás toda la casa
y me llenarás a mi

las despedidas ya no son como antes,
menos mal.

martes, 8 de marzo de 2011

Egocéntrica

Días espirales
tan iguales, tan inútiles
humo del cigarrillo
que no me decido encender

Días lentos
caracol repasando
todas las migraciones
que no fueron ni serán

Círculo vicioso
todo se vacía
y el sol que pasa de largo
muere detrás de aquel edificio

Porque es el sol que se mueve
no yo, siempre inquieta
en el mismo lugar
mirando al oeste
cuando se que, en definitiva
llegará por el este
la mirada
que me mire.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Inmigrante

Anónima
una sombra más
en el millón de sombras
fundida con ellas,
nada me define
nadie me distingue
en este colectivo
que se pisa sin culpas
ni respuestas
y hace frío…

Pero si yo sueño
y creo y soy
o era…

…tal vez era
un dígito de números redondos
en las nóminas mensuales
o un murmullo, pero tenía voz
y un pedacito de cielo,
mi sombra habitaba
ciudades y charcos
y era mi sombra

Pero si yo sueño
y creo y soy!
Yo tengo un nombre!
Pero hoy no.
Acá no.

martes, 16 de noviembre de 2010

Multiple choice I

El otoño tiene sentido si…

a) Un padre explica porqué las hojas mientras la bicicleta
b) Una ventana donde el caféconlecheymedialunas
c) Una tregua entre la manta y la almohada
d) Un buzón desentraña palabras lejanas
e) Todas las anteriores son correctas

domingo, 31 de octubre de 2010

Tarta de manzana

El fruto prohibido
después de la siesta.
Desnudo
pulpa, limón y caramelo
dilatando esta tarde
de sábado
de otoño
de pertenencia

jueves, 9 de septiembre de 2010

Cotidiano

Otro día comienza …
ya no hay forma de ocultar el sol tras las cortinas,
entonces te despertás y te movés despacio
y me mirás creyendo que no me doy cuenta.
Después recupero tu tacto,
tus besos y buenos días
Obviamente, protesto y me doy vuelta
sabiendo que en un rato
vos también aceptarás mis ceremonias.

...

Hay días que sale el sol y todo parece sencillo
en el álgebra cotidiano casi siempre
dos más dos, es cuatro…
Las dudas suelen ser un desafío
disecando la realidad minuciosamente…
Y creo en la certeza y en la ciencia
Y estoy de pie
Y soy.

Pero hay días…
(ni siquiera grises, ni siquiera helados)
cuando todo se confabula y es adverso
se marcan las ausencias, los silencios sin sentido,
duelen las heridas inmemoriales
y miramos hacia atrás y no entendemos
si somos o nos hacemos todavía.

En estos días necesito tanto creer
en dios, en el amor, en mi,
en que vas a estar ahí
en que todo saldrá bien después de todo…

Y al final estás ahí
y se que todo saldrá bien
y creo en la ciencia y creo en el amor
dos mas dos vuelve a ser cuatro
esta soy yo
Y sale el sol.