martes, 31 de marzo de 2009

Distancia docente

No hacía falta perderse
en la inmensidad del desierto
ni sentirse insignificante frente al mar
no había que entender otro idioma
ni siquiera había que irse...

no hacía falta verse
en tantos reflejos de charcos y espejos
ni tanto sol en los horizontes
que nunca fueron nuestros
sólo había que mirarse...

...para comprender
que las distancias enseñan tantas cosas
y que al final,
la soledad no era estar sola
sólo era que vos no estás.

3 comentarios:

  1. ¿Querías ladrillos?
    Ahí tené...

    Por cierto, las distancias son grandes maestras, pero siempre y cuando uno quiera dejarse enseñar...

    Besote!

    ResponderEliminar
  2. porque no conocia este espacio??
    es muy hermoso siempre

    ResponderEliminar
  3. :)

    qué bueno verlas por acá también
    vamos a ver cómo crece este espacio

    besos a las dos

    ResponderEliminar