viernes, 24 de abril de 2009

La novia

Ella era suave y hermosa
contaba a veces el abuelo
cuando las noches comenzaban a ser frías
y buscaba cobijo en el recuerdo.

El alma le bailaba en las pupilas
porque ella era suave y hermosa
el amor sólo era dar la mano
y no necesitaba palabras ni rosas.

Que lejos queda ahora el pueblo
los años de trabajos y otras cosas
pero en la sonrisa vuelve a ser niño
cada vez que ella es suave y hermosa.

4 comentarios:

  1. que precioso Palmeritte, que dulzura! tiene algo que ver con el de Villafañe de las bicicletas?
    me gusto mucho, y mas encontrar un comentario sulio en mi blog.
    besos de calle de tierra del pueblo del abuelo.
    se la quiere. adieu!

    ResponderEliminar
  2. sabés que no me acordaba de ese cuento? ahora que lo decís y busqué en internet me di cuenta que si! eso es lo que me quedó dando vueltas en el subconsciente...

    lo pego acá
    qué bueno que usted tiene buena memoria ;)

    La novia del anciano

    Todas las noches el anciano les contaba cuentos a los nietos. El cuento que más les gustaba era el de la novia del abuelo, cuando el abuelo tenía doce años y paseaba en bicicleta con su novia. Comenzaba así:
    "Ella era suave y hermosa. La cabellera larga y los ojos redondos y luminosos como los mirasoles. Andaba siempre en bicicleta."

    Una noche lo interrumpió Luis, el menor de los nietos:

    —Abuelo, no cuente cómo murió esa tarde porque hoy vino a buscarme en bicicleta cuando salía de la escuela.

    —Abuelo —dijo Irene—, esta mañana dejó la bicicleta apoyada en un árbol y jugó con nosotros en el patio. Me escondí detrás de sus cabellos y nadie me vio.

    —Abuelo —dijo Esteban—, tiene los ojos tan grandes que aprendí a nadar en sus ojos.

    —Abuelo —dijo Claudia—, ella lo está esperando.

    Y con una tijera le cortó la barba, la quemó con la llama de un fósforo y en el humo apareció una bicicleta. El abuelo bajó las escaleras pedaleando y cuando llegó a la calle se encontró con su novia.Los nietos los vieron irse en bicicleta.


    Javier Villafañe

    ResponderEliminar
  3. La simpleza con la que la belleza surge, es la simpleza que brota como agua de la piedra...
    gracias por compartir asi... deslumbrando.. sentires...
    y de la mano de don javier Villafañe... gracias..
    deja libre en las palabras la luz entre tus dedos...

    ResponderEliminar
  4. gracias a usted
    por asomarse por acá
    y dejar tan lindo mensaje

    ResponderEliminar